Colegio Oficial de Ingenieros Navales y Oceánicos

“In Memoriam” José Luis Cerezo

256

La Asociación de Ingenieros Navales y Oceánicos de España, el Clúster Marítimo Español, el Colegio Oficial de Ingenieros Navales y Oceánicos de España, y la Real Academia de la Mar, celebrarán conjuntamente un funeral por el eterno descanso del Ilmo Sr. D José Luis Cerezo Preysler, Doctor Ingeniero Naval, Presidente fundador y Socio de honor del  Clúster Marítimo Español y Académico numerario de la Real Academia de la Mar, el próximo día 26 de septiembre a las 20:00 horas en la Iglesia de San Jerónimo el Real (Los Jerónimos), C/ Moreto Nº 4- 28014 Madrid.

“A mediados de agosto nos ha dejado José Luis Cerezo”… así comienza el In Memoriam publicado en El Economista por Juan Pedro Marín Arrese. Os hacemos un breve resumen del artículo titulado: “‘In Memoriam’ José Luis Cerezo, artífice del ‘Tax Lease’”.

Definiéndolo como “todo un caballero”, Juan Pedro, destaca la aportación de José Luis al sector de la construcción naval y que se “anticipó desde la década de los noventa la urgencia en arbitrar nuevas fórmulas de protección frente a la creciente competencia asiática”.

“Fue, tal vez”, según palabras de Juan Pedro, “el impulsor del Tax Lease”. “Su constancia y buen hacer resultaron determinantes para culminar un resultado que permitió superar una década marcadamente exigente”. Gran eficiencia al frente de la Gerencia del Sector Naval y posteriormente ocupó la vicepresidencia del Clúster Marítimo “animando numerosas iniciativas de modernización”.

 

        UN EXCELENTE PROFESIONAL Y SOBRE TODO UNA GRAN PERSONA

Por Alfredo de la Torre

De casta le viene al galgo.  Andrés Luna Maglioli, Catedrático de la Escuela de Ingenieros Navales fallecido hace años, comentaba en cierta ocasión la emocionante ceremonia vivida por él con motivo del fallecimiento del también Catedrático de la Escuela, el General de Ingenieros de la Armada Carlos Preysler.

Estamos hablando de la primera mitad del siglo pasado. El féretro de Carlos Preysler, que gozaba de un extraordinario prestigio y dejó libros de teoría del buque todavía hoy consultados, fue llevado a hombros con profundo respeto y admiración por los alumnos de la Escuela de Ingenieros Navales entre los que se encontraba Andrés.

Muchos años después, en este mes de agosto, se nos ha ido un nieto de ese ilustre Catedrático, casi sin avisar y en plena vacaciones, en un Madrid vacío que rápidamente empezó a llenarse de personas incrédulas que no terminaban de creérselo. La noticia había corrido como la pólvora por las redes sociales y acudíamos desde muchas partes de España a rendirle homenaje.  A últimas horas de la noche del 16 de agosto prácticamente todo el sector naval de España conocía el fallecimiento de José Luis Cerezo Preysler . Recibí varias llamadas de personas vinculadas con el Clúster Marítimo manifestando su sorpresa y tristeza, pues era una persona muy apreciada y querida por todos los que habían tenido la oportunidad de haberlo tratado. Destaco entre ellas la del fundador y accionista de referencia de Ingeteam Victor Mendiguren que además de transmitirme su sentimiento mencionó su valía profesional y su especial personalidad.

José Luis había nacido en Melilla y pasaba de pequeño algunas temporadas en Málaga donde tenía familia. Un tío de él era Fiscal Jefe de la Audiencia y otros familiares eran médicos. Ese fue el motivo por el que nos conocimos cuando estudiábamos el bachillerato, él en Madrid y en mi caso en Málaga. Nuestra relación se remonta a casi setenta años. Habíamos comentado entonces entre nosotros nuestro común deseo de estudiar ingeniería naval. Ello nos obligó posteriormente a estudiar y trabajar duro para poder aprobar el famoso ingreso en la Escuela, donde fuimos compañeros de promoción. Ya en la carrera destacaba por su sentido de servicio y compañerismo. La muerte de algunos componentes de esa promoción, como Paco Valencia, Victor Mulas, Saturio Marcos Salazar (Turín) etc., le afectó mucho

Al finalizar la carrera nos separamos. Él se traslada a Cádiz a la Factoría de Matagorda que termina integrándose en Astilleros Españoles y yo a Ferrol. Sin embargo, a los pocos años volvemos a encontrarnos en Madrid en la misma comunidad de viviendas promovidas por el Colegio de Ingenieros Navales, él como Director Comercial de Astilleros Españoles y en mi caso como funcionario del Cuerpo de Ingenieros Navales del Estado destinado en el Ministerio de Industria en el Área de las nuevas tecnologías.

A principios de los 80 empezamos a compartir también el mismo techo del Ministerio de Industria y los mismos ministros Carlos Solchaga, Joan Majó etc. Jose Luis se hace cargo de poner en marcha la Gerencia del Sector Naval. Despliega así una gran actividad articulando y facilitando todas las posibles ayudas que la UE podía permitir para el sector de la construcción naval, sobre todo después de nuestro ingreso.

Junto con Fernando Abril Martorell planea la puesta en marcha de un mecanismo con el objetivo de cubrir los avales y garantías necesarios para los astilleros e incluso para los armadores. La Sociedad PYMAR que inicia su andadura bajo la Presidencia de aquel resulta una herramienta de gran utilidad para el sector naval, sector que por cierto tiene una gran deuda con Jose Luis.

Federico Esteve, Presidente de Honor del Clúster Marítimo, le pidió escribiera la historia de esas actuaciones realizadas `por él y que deberían formar parte de la historia industrial de España. Si algún día se escribiera debería estar unida a su biografía.  

Nuestra relación se intensifica a partir de mi nombramiento en 1997 como Subdirector General de Marina Mercante, creando un frente Industria-Marina Mercante. Su objetivo fue no solo potenciar la industria naval sino también modernizar e incrementar la seguridad y eficiencia de la flota de bandera española. Para completar la actuación de PYMAR pusimos en marcha también una línea de avales de la Dirección General de la Marina Mercante.  

Posteriormente lanza otra actuación que indica su extraordinaria visión estratégica. La creación del Clúster Marítimo Español, iniciándolo de la nada. Hoy, con más de 100 socios directos y miles de empresas de forma indirecta a través de asociaciones, constituye un lobby donde se generan sinergias y es un referente para el sector marítimo, sector que tiene también una gran deuda con Jose Luis. En esta actuación me cabe la satisfacción de haber actuado juntamente con él y Federico Esteve en la captación activa de socios. Hace nueve años perdimos también en pleno agosto a Miguel Pardo uno de sus anteriores presidentes.

Jose Luis se nos ha ido sin avisar y en mitad del verano. Nos ha dejado huérfanos no solo a su entrañable familia, sino a los amigos, a los ingenieros navales, a los vecinos del barrio, a los compañeros de la tertulia que animaba en el Club de Golf de la Moraleja etc. Era uno de esos regalos que Dios sitúa de vez en cuando en este maravilloso e inexplicable universo.

Jose Luis te vamos a echar mucho pero mucho de menos.