Colegio Oficial de Ingenieros Navales y Oceánicos

Audiencia de su Majestad el Rey al Colegio Oficial de Ingenieros Navales y Oceánicos

22

A S.M. el Rey Don Felipe VI se le hizo entrega de una medalla de oro conmemorativa del 50º aniversario del Colegio Oficial de Ingenieros Navales y Oceánicos.

Rey Ingenieros Navales

Imagen: © Casa de S.M. el Rey

Discurso de Luis Vilches, Decano del Colegio Oficial de Ingenieros Navales y Oceánicos

“Los miembros de la Junta de Gobierno ejercemos nuestra labor de forma desinteresada en una labor de actitud de servicio a nuestros compañeros, al Sector y a la sociedad.

El Colegio Oficial de Ingenieros Navales y Oceánicos (COIN) es el punto de encuentro de todos los profesionales del sector. Es el defensor de la profesión de ingeniero naval y de su futuro. Estar colegiado es marca de calidad tanto en España como en el extranjero. Europa, a través de nuestro colegio, reconoce nuestra profesión como regulada. Somos colegio único nacional que trabaja en todo el territorio español con delegaciones territoriales aquí representadas.

El Colegio, centrado en la defensa de los colegiados, permite que los ingenieros estén cubiertos por un seguro de responsabilidad civil en su vida profesional, dispone de asesoría legal, jurídica y profesional, y además, ofrece jornadas tanto de carácter técnico como  de negocio marítimo y aporta un alto nivel de representación institucional.

Aparte de ser una profesión milenaria, nuestra historia empieza con una R.O  de 10 de octubre de 1770 por la que se crea el Cuerpo y la Academia de caballeros cadetes ingenieros de marina.

En 1930, un grupo de ingenieros cartageneros crearon la Asociación de Ingenieros Navales, sujeta al derecho civil pero formada principalmente por marinos de guerra. Sus fines eran hermanar a los ingenieros, desarrollar su técnica y defender sus intereses profesionales. Pero se dieron cuenta que no podían asumir la defensa de la profesión. Desde entonces la Asociación buscó una estructura para la defensa profesional y ya en 1931 tratan de regular la presencia de ingenieros navales en cualquier construcción naval para garantizar los intereses del Estado, tanto por acciones de administración como de los particulares.

La lucha contra el intrusismo les lleva a conseguir en 1943 que la Subsecretaría de Marina Mercante otorgue a los ingenieros navales carnets profesionales con el VºBº de la asociación.

Por fin hace 50 años, el 1 de abril de 1967 se firma el decreto por el que se autoriza la creación del Colegio de Ingenieros Navales. En él se reconoce el carácter oficial, la plena personalidad jurídica para el desarrollo de sus fines, bajo la tutela del Ministerio de Industria que es el encargado de aprobar los estatutos y dictar las normas complementarias. El 4 de abril de 1967 los colegiados aprobaron por votación los estatutos del Colegio Oficial de Ingenieros Navales.

Los colegios profesionales están recogidos en el Artículo 36 de la Constitución Española que dice literalmente: “La ley regulará las peculiaridades propias del régimen jurídico de los Colegios Profesionales y el ejercicio de las profesiones tituladas. La estructura interna y el funcionamiento de los Colegios deberán ser democráticos.”

Por eso cada delegación territorial realiza cada cuatro años elecciones abiertas para elegir su Decano territorial y ostenta la delegación del Decano nacional y además se eligen seis vocales de libre elección entre toda la población colegial. El Decano nacional se elige por votación entre toda la población colegial cada cuatro años. Los mandatos son prorrogables como máximo por otros cuatro años.

En el colegio hay actualmente 2.278 ingenieros navales y oceánicos. Según el Instituto Nacional de Estadística, somos la quinta carrera con mayor índice de empleo y un 67% de los egresados encuentran empleo en menos de tres meses. Según nuestros datos, más del 70% trabaja en el sector naval en ingeniería, producción, dirección, calidad, comercial… La proporción de mujeres está aumentando y en 2018 esperamos llegar a un 10% de ingenieras navales sobre toda la población colegial, aunque en el tramo de edad de 30-39 años ya se supera el 25%. En las Escuelas de Ingenieros Navales ya se acerca al 30%.

Se trata de una profesión reputada y valorada por las empresas de diferentes sectores industriales y de servicios tanto nacionales como  internacionales. Tenemos Ingenieros Navales trabajando en los cinco continentes.

En 2007-09 junto a la crisis general se inició una crisis en los colegios profesionales provocada por el anuncio de la supresión de la obligatoriedad de visados con la Ley Omnibus. Esto llevó a realizar una reconversión del Colegio y sus Instituciones, materializada en un Plan de futuro, cuyos resultados se están recogiendo ya desde hace unos años. La defensa de la profesión es uno de los pilares del Colegio, pero desde su creación se ha hecho un especial hincapié en defender a las personas, por lo que el Colegio tiene ayudas a colegiados en forma de Becas, Ayudas, Fondo de Solidaridad y Fondo de Desempleo.

A través del Plan de Futuro, nacieron nuevas iniciativas pretendiendo combinar el servicio a los Colegiados con la potencial generación de nuevos ingresos. Una de ellas es la Red Océano Azul de Business Angels que se encarga del impulso al emprendimiento y que recientemente ha presentado la convocatoria 2017 del programa “Innovación Océano Azul 4.0” para startups de ámbito marítimo o con potencial aplicación en el mundo marítimo. Es un camino nuevo que estamos iniciando con gran sentido de la prudencia combinado con buenas dosis de arrojo cuasi empresarial.

Una trayectoria más larga tiene la Fundación Ingeniero Jorge Juan (nuestro Centro especializado de Formación) que sigue creciendo y que ha organizado con éxito el Madrid LNG&Shipping 2017 ya en su séptima edición, que se imparte íntegramente en inglés y con un muy alto nivel de asistentes internacionales; el Curso Avanzado Diseño y Tecnología de Yates, que comenzó su duodécima edición en febrero, lleva tiempo consolidado como uno de los principales cursos de esta materia en España y con una gran participación exterior sobre todo desde Latinoamérica.

Además, la Fundación, siguiendo la vertiente “Oceánica” del Colegio, organizó en 2017 por primera vez el Madrid Aqua Energy Forum, un foro sobre la importancia del agua y la energía para la vida humana en la Tierra, cuya segunda edición se celebrará en 2018.

Ya que hablamos de formación, hay que destacar que desde el Colegio, al igual que se opina en el resto de Colegios de Ingenieros, estamos descontentos con la formación básica y con la modificación de los estudios consecuencia de  Bolonia. En las Universidades, sobre todo Politécnicas, hay una falta de profesorado especializado del sector ya que priman criterios de selección del profesorado y cátedras por aportar libros, investigaciones y publicaciones más que por aportar una experiencia técnica, industrial y empresarial del sector.

Como ingenieros navales y oceánicos, las energías renovables marinas (ENERMAR) tienen una importante presencia en el Colegio como nuevo mercado tecnológico y fuente de energía limpia y renovable. De hecho, tenemos un grupo de trabajo con compañeros voluntarios y con actividad profesional en empresas especializadas de Energía, que anualmente celebramos un congreso (este año será el noveno) exclusivamente sobre Enermar en el que además premiamos trabajos fin de carrera como parte de la actividad de promoción de la Ingeniería Naval y Oceánica en el campo de las Energías Renovables de Origen Marino, además de sembrar esta nueva línea de actividad y efectuar presentaciones ad hoc en las escuelas de ingeniería.

Dicho todo lo anterior concluimos con que actualmente disponemos de un Colegio Profesional de Ingenieros Navales y Oceánicos solvente y sostenible.

Lo más alentador además en esta etapa es que venimos trabajando juntos la Administración y la Sociedad Civil. El Colegio participa en diversas instituciones y fuimos elegidos Presidentes de UPCI (Unión Profesional de Colegios de Ingenieros), que defiende temas de interés común de las ingenierías representadas, y la Vicepresidencia del IIE, representando a más de 150.000 ingenieros con más de 250 participando de forma desinteresada en unos 20 grupos de trabajo transversales que organizan Jornadas, Estudios y colaboran en lo que demande la Junta Directiva. También mantenemos la vicepresidencia del Clúster Marítimo Español, que conforman más de cien empresas y Asociaciones, desde donde contribuímos a rediseñar los organismos sectoriales, haciendo más fuertes y con una sola voz a todos aquellos relacionados con el sector marítimo. Así en el ámbito cultural maritimo llevamos varios años coordinando e sinergizando lo más posible y bajo el paraguas del Clúster Marítimo Español presidido por Alejandro Aznar, a la Armada y su Fundación Museo Naval, con la Real Liga Naval Española, la Real Academia de la Mar y con aquellas iniciativas que van surgiendo en el ámbito marítimo.

También hay que destacar que en estos últimos años el IIE (Instituto de la Ingeniería de España) y la UPCI (Unión Profesional de Colegios de Ingenieros)  venimos promoviendo la firma de un Pacto de Estado por la Industria, involucrando a partidos políticos, sindicatos, empresas y organizaciones empresariales, al Gobierno de la Nación y a los de las Comunidades Autónomas.

En este sentido y cuando lo que suele ser habitual es criticar al gobierno nos complace resaltar la labor, iniciativa y empuje que desde la Secretaría General de Industria del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (que a su vez coordina con el resto del Gobierno), se viene promoviendo en apoyo, defensa y recuperación de la actividad industrial con el objetivo de alcanzar una contribución de la Industria al PIB del 20% partiendo del 13-14% actual, y que tiene como elemento fundamental la creación de un empleo estable y de calidad y la mejora a medio y largo plazo de la economía española.

El futuro, cuyo exponente industrial es la Industria Conectada 4.0 con la digitalización de la comunicación, la energía y el transporte, conlleva riesgos y retos de privacidad, ciberseguridad y económicos, pero impulsa que la producción pueda realizarse de modo colaborativo; por ejemplo varias empresas pueden trabajar conjuntamente en el mismo proyecto aportando cada una de ellas su conocimiento en un área concreta. En un buque, en el que la colaboración entre empresa auxiliar y astillero es vital, una buena conexión digital desde la fase de diseño, es el objetivo a mejorar.

Tenemos que ser conscientes que esta revolución industrial no es una tendencia de futuro, sino que ya está ocurriendo: diversas industrias ya están digitalizando partes esenciales de la cadena de producción, además de mejorar sus productos con funciones digitales y servicios de datos.

En este punto debemos recordar a nuestro compañero Enrique Sendagorta, fallecido el viernes pasado, y que fue presidente de la Asociación de Ingenieros Navales y Oceánicos de España e impulsor de la fundación del Colegio, así como fundador y presidente de Sener, un visionario con su software Foran, que se vende en todo el mundo y que ha sido un pionero del tan hablado BIM aplicado al sector naval y de esa base que citábamos antes de la Industria y la Ingeniería colaborativa.

No hace falta recordar que España es un país marítimo. Más de las tres cuartas partes del perímetro del territorio español es litoral. El sector marítimo representa en España un 3,2 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) y da trabajo a más de 450.000 personas, lo que le convierte en uno de los principales segmentos económicos del país.

Pese a la importancia histórica del sector marítimo a veces nuestro país vive de “espaldas al mar”, por lo que acontecimientos como el próximo aniversario de los 500 años de la circunnavegación de Elcano son importantes para crear cultura marítima y acercar más el mar a los ciudadanos y estamos colaborando con iniciativas junto con la Armada y otras organizaciones marítimas para organizar una vuelta al mundo durante tres años recreando la que hace casi 500 años hicieron Elcano y Magallanes, y para lo que estamos considerando colaboración con los portugueses.

Señor, como podéis comprobar no cejamos ni un ápice en intentar hacer más grande e importante nuestra profesión y a que se tengan en cuenta nuestras aportaciones como Sociedad Civil y a la mejora y estabilidad de la Economía y contribuir a que España sea más fuerte y unida con una proyección de mayor fortaleza frente a nuevas crisis que sabemos que seguirán apareciendo en el horizonte pero que todos unidos podremos superar.

Y queremos agradecer esta Audiencia con motivo del 50º Aniversario que para nosotros y nuestro colectivo es un Honor.

Gracias Majestad.”